Estimulación
Sonora

E.S. para personas en situación de Discapacidad (2010-)

El Programa de Estimulación Sonora para personas en situación de Discapacidad (PESPeSD), tiene como objetivo principal aportar herramientas concretas al desarrollo integral de los niños, niñas y jóvenes, considerando todas las áreas de desarrollo, tales como: integración social y sensorial, competencias, autonomía, vínculo con otros, desarrollo de herramientas comunicativas y nuevas formas de lenguaje, para mejorar la calidad de vida de los estudiantes.

Este Programa nace en el año 2010, como un proyecto inclusivo, conformado por un equipo multidisciplinario, el cual funda sus bases en el enfoque de derechos hacia las PeSD, con el objetivo de investigar y crear innovadoras metodologías de educación artística, dirigidas a personas con TEA y TGD entre otros.

Desde el año 2010 el PESPeSD se instaló de forma permanente en la escuela Las Dalias de Viña del Mar, región de Valparaíso, perteneciente a la fundación COANIL (hasta el año 2014), y en la escuela Magdalena Ávalos Crúz de San Miguel, región Metropolitana, perteneciente a la Asociación de Padres y Amigos de Personas con Autismo ASPAUT (hasta la fecha).

A partir del año 2015, el Programa focaliza su práctica y decide trabajar sólo con estudiantes con TEA y TGD. Es por esta razón que deja de trabajar en la Escuela Las Dalias, continuando el trabajo en la escuela Magdalena Ávalos Crúz – ASPAUT Sn. Miguel, de la región Metropolitana y se instala en la escuela Centro de Tratamiento Especializado para Niños y Jóvenes con Autismo ASPAUT, de la ciudad de Viña del Mar, región de Valparaíso.

Durante el 2015, se inserta como una de las terapias complementarias dentro de la Unidad de Neuropsiquiatría Pediátrica del Hospital El Carmen de Maipú, de la región Metropolitana.

A la fecha, el Programa ha trabajado con más de 500 estudiantes con TEA y TGD de sectores altamente vulnerables de nuestro país, además de intervenir su entorno cercano, ya sean estos apoderados, docentes y acompañantes. Logrando así, importantes resultados que se reflejan en las investigaciones realizadas durante todos estos años de trabajo.

Investigaciones

Con el PESPeSD se inicia la investigación en torno a la metodología y sus resultados. En estos años de ejecución, se ha logrado un levantamiento de información importante, a través de entrevistas realizadas a los padres y apoderados de los participantes del Programa, como también a los profesores de ellos, al equipo de salud, a los monitores de los talleres y a otras personas ligadas al mundo de la discapacidad, tanto del ámbito público como del privado.

Para llevar a cabo la investigación, se usa también una pauta de cotejo que se aplica a cada participante a principio de año, estableciendo una línea base, y otra aplicación a final de año, pudiendo evaluar el efecto que ha tenido el Programa en él. Esto permite medir conductas y evaluar los cambios en los participantes en doce distintas áreas que se observan, tales como: socioemocional, la autonomía, la atención, los sistemas auditivo, visual, propioceptivo y vestibular, las funciones comunicativas, lenguaje expresivo, habla y receptivo, como también la expresión artística y corporal.

Para complementar esta técnica se utiliza una pauta de observación que es completada por los monitores y la educadora diferencial del proyecto.

Acerca de los talleres

El Programa utiliza el sonido y la escucha como canales para trabajar todas las áreas antes mencionadas, los monitores están conscientes de la importancia del vínculo afectivo y de la calidad de la conexión con los participantes. En las sesiones se utilizan técnicas que provienen de las prácticas sonoras y prácticas somáticas, constatando así, que el lenguaje hablado no es la única herramienta posible de comunicación. Esto tiene el fin de generar nuevos códigos de simple entendimiento que les permita a ellos bajar la ansiedad y frustración que el lenguaje oral muchas veces les genera, para poder en definitiva, comunicarse desde la intuición, la escucha y el juego sonoro, validando las diferencias y la diversidad.

De esta forma, trabajamos en profundidad el desarrollo del lenguaje comunicacional, ya que lo llevamos a otro plano, a su etapa más primitiva, que es la del infante que se relaciona con la madre a través de la imitación, miradas, balbuceos, ruidos y gestos. Nosotros articulamos estos y los utilizamos consistentemente, es así como ellos toman las herramientas que utilizamos y logran entender a los monitores, ya que la comunicación está basada en el vínculo que se establece desde la confianza, el afecto y la complicidad del juego.

Una vez que han incorporado los códigos base, se comienza con la enseñanza más compleja, que tiene que ver con: el tomar y respetar los turnos, escuchar al compañero, lograr estar en silencio y en actitud de escucha consciente, entre otros. Hemos observado la utilización e incorporación de nuevas señas de dirección musical, como también nuevos conceptos e ideas que los participantes proponen de manera espontánea, los cuales son recibidos e incorporados como nuevos códigos de lenguaje.

La relación que se busca establecer con ellos, es de compañeros de juego, no imponiendo expectativas ni la propia idea del equipo de E.S. de cómo deben ser las cosas, si no que proponiendo sonidos y una instancia de escucha. Sumado a actividades que son desarrolladas de manera lúdica, como una ruta clara pero abierta, aceptando siempre el ritmo e interés de los participantes. Esto requiere observación y flexibilidad ya que, en momentos, es necesario poder eliminar y dejar atrás las actividades programadas con el objetivo de permitir que ellos se expresen y experimenten su creatividad de manera espontánea, valorando el proceso y no solo el resultado.